sábado, 9 de abril de 2011

CALIDAD DEBIDA O CALIDAD DE VIDA...

Dice Lázaro González profesor de la Universidad de la Habana en una ponencia presentada en la III Conferencia Internacional de la obra de Carlos Marx y los desafíos del Siglo XXI en Marzo de 2006, que “el trabajo es la fuente esencial de calidad de vida y a la vez un elemento intrínsecamente relevante dentro de esta. No hay calidad de vida sin trabajo”. Pero ¿podemos hablar de trabajo sin calidad de vida?

CAPITALISMO ORGANIZACIONAL
La globalización como proceso económico no podía quedarse en la mera relación de mercados sino que al ser la economía un factor transversal para la vida de los seres humanos que toca todos los ámbitos de ella necesariamente los traspasó.
Fue así como casi sin darnos cuenta el mundo que se creía infinito, sin límites empezó a caber en una pantalla de computador. La curiosidad por saber qué pasaba en otras latitudes entorno a realidades no sólo económicas sino tecnológicas, sociales y culturales hizo que poco a poco empezáramos a adoptar indiscriminadamente algunos, otros con su objetivo muy claro, formas de actuar, de vivir y en últimas de pensar.

La educación y la salud no podían ser la excepción, la llamada sociedad del conocimiento, hija de la globalización nace en 1969 como un concepto amarrado a las dinámicas empresariales con su creador austriaco Peter Drucker, un pensador del mundo de la empresa, que comprendía muy bien el poder de la información y el conocimiento en la dirección empresarial.
Precisamente con la apertura de la mente a explorar estilos de vida hasta ahora desconocidas de forma muy sutil empiezan a configurarse, por obra de lo que Jurgen Habermas llamaría acciones comunicativas, a través del lenguaje, una idea de la educación y la salud como productos comprados por clientes antes llamados estudiantes y pacientes en consultorios y salones de clase que se convirtieron ahora en oficinas.

Naturalmente la vida de los nuevos “asesores de ventas” de los productos educación y salud debía cambiar. Ha sido parte del proceso de cambio la movilidad del pensamiento, los cambios que se han dado al sentido del trabajo hacen parte de las relaciones del hombre en el mundo del trabajo, de hecho la consigna moderna es adaptarse, quien no se adapta es excluido porque en el mercado laboral hay muchos “productos” para escoger. No obstante la misma acción de pensar en las dinámicas propias diarias se ha perdido con la naturalización de los fenómenos de deshumanización que en últimas han sido el producto de la entrada a las lógicas del capitalismo de la educación y la salud.

Este adaptarse al cambio implica aceptar y naturalizar las condiciones de flexibilidad y de injusticia en aras de lograr objetivos organizacionales y conservar el empleo , un estudio venezolano denominado El pensamiento socialista y el desarrollo organizacional: hacia la construcción de nuevas alternativas válidas para nuestra región (Petit, 2009) hace un análisis claro sobre cómo el capitalismo ha operado en las personas “El capitalismo ha perfeccionado enormemente la manera de lograr que los trabajadores cooperen entre sí para entregar sus habilidades a la empresa, y casi todas las tendencias gerenciales modernas apuntan en lo esencial a lograr el compromiso psicológico y afectivo de los empleados, entre ellos y con la empresa, a sabiendas de que ello es más eficiente para extraer su fuerza y empeño, que cualquier otra gama de incentivos o presiones. Pero está claro que para el capitalismo es suicida reconocer esa situación, aunque solo sea porque amenazaría su principal característica: la ideología que legitima la apropiación privada individual de los beneficios generados por ese esfuerzo colectivo”.

En el campo educativo el capitalismo ha alcanzado limites inimaginables así lo podemos inferir del texto: Capitalismo “De excelencia” universidades al servicio del mundo de los negocios (Lawrence, 1997) en el que describe la estrategia del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para alentar a los profesores a participar en el PEI: “Mediante un programa de incentivos, que persigue el esquema de cupones que aparecen en las cajas de ciertas marcas de harina para pasteles. Se pueden canjear los “puntos” acumulados por compromisos con miembros de corporaciones, viajes a conferencias, equipo de computo, mobiliario de oficina u otros premios. El tecnológico de Massachussetts premia a cada miembro del profesorado con un punto por cada artículo inédito que sea puesto a disposición de un miembro del PEI, dos puntos por una conversación telefónica o por una breve junta en el campus con un miembro de alguna corporación, 12 puntos por una visita a la matriz de una compañía o a sus laboratorios y así sucesivamente. Cada punto vale cerca de 35 dólares.”

Son pruebas fehacientes de que el pensamiento de mercado ha colonizado por completo las relaciones en las universidades.

Estas estrategias apuntan a crear un oasis en medio del desierto, a crear escenarios de pseudo beneficios que sumen a la calidad de vida de los empleados de las fábricas del conocimiento.

CALIDAD DE VIDA
Ruben Ardila en un artículo titulado “Calidad de vida: Una definición integradora”, publicado en la Revista Latinoamericana de Psicología” (2003) sugiere que el concepto de calidad de vida debe considerarse dentro de una perspectiva cultural puesto que es una noción que cambia con las culturas, las épocas y los grupos sociales” por esta misma razón asegura que no existe una definición acertada de calidad de vida y a través de la recopilación de diferentes conceptos construye una definición que denomina integradora en la que define que: “ Calidad de vida es un estado de satisfacción general, derivado de la realización de las potencialidades de la persona. Posee aspectos subjetivos y aspectos objetivos. Es una sensación subjetiva de bienestar físico, psicológico y social. Incluye como aspectos subjetivos la intimidad, la expresión emocional la seguridad percibida, la productividad personal y la salud objetiva. Como aspectos objetivos el bienestar material, las relaciones armónicas con el ambiente físico y social con la comunidad y la salud objetivamente percibida”

Ahora bien, el proyecto KOFARIPS, Capitalismo organizacional como factor de Riesgo Psicosocial. Efectos psicológicos colaterales de la empresarización de universidades y hospitales, consiste en analizar la construcción de la subjetividad laboral de la empresarización de universidades y hospitales estudiando desde tres planos entre ellos sus efectos colaterales en la calidad de vida laboral y el bienestar psicológico del personal, esto significa acercarse a la realidad de profesores, médicos y enfermeras para identificar los efectos psicológicos adyacentes que ha dejado y sigue dejando su práctica laboral.

Entendiendo calidad de vida como una sensación que incluye aspectos subjetivos como la intimidad, la expresión emocional, la seguridad percibida, es obvio que las universidades y hospitales han atravesado el limite y han acaparado incluso la vida privada e intima de los profesores médicos y enfermeras, con el agravante de que no hay garantía de estabilidad, y con la excusa de prestar un servicio o mejor ofrecer un producto de calidad, esa es la calidad “debida”, la calidad demandada y que se le DEBE a la institución por ser fuente de trabajo, titulo de este articulo, sacrificando la calidad de VIDA laboral y personal de los profesores, médicos y enfermeras cuyas investiduras paradójicamente en el pasado les dieron en las sociedades un lugar privilegiado.

De manera que el trabajo en este caso, para dar respuesta a la pregunta inicial, a partir de los cambios de paradigma en las organizaciones, no es una fuente de calidad de vida sino más bien es una fuente de decadencia de las condiciones de vida de los profesionales de la educación y la salud.


REFERENCIAS
PETIT, Elsa Emilia; Peña Cedillo, Jesús. 2009. El pensamiento socialista latinoamericano y el desarrollo organizacional: hacia la construcción de alternativas válidas para nuestra región”. Opción, Vol. 25, Núm. 59, mayo-agosto, 2009, pp. 111-135. Universidad del Zulia. (Venezuela)

LAWRENCE, Soley. 1997. Capitalismo “de excelencia”: Universidades al servicio del mundo de los negocios”.pp, 235-246. Universidad Autónoma Metropolitana. Xochimilco Distrito federal, México.

VERDUGO, Julio César; Guzman, Jorge; Moy, Norma Angélica; Meda, Rosa Martha; González, Oscar. Factores que influencian la calidad de vida de profesores universitarios.